Google
 

jueves, 12 de marzo de 2009

martes, 7 de octubre de 2008

Exponsor

Ganar dinero poniendo enlaces en tu web con exponsor

En el gimnasio

Ayer fue mi primer día de gimnasio. Tendré que esforzarme mucho para que no sea el último. No quiero extenderme demasiado, pero os voy a contar partes de mi “actuación”. Sólo tenéis que echarle un poco de imaginación e imaginaros a mi persona, un ser de 95 Kg, en una sala donde todo son modelitos o musculosos.

Lo primero era elegir la ropa, así que cogí de mi armario una camiseta estrecha. Pero no marcaba músculos, lo único que conseguí fue que se me saliera la tripa por debajo de lo corta que me quedaba.

Al llegar al gimnasio, me dieron una tabla con lo que tenía que hacer. Veinte minutos en bici era lo primero. Ridículo, 20 minutos pedaleando y sin moverte del sitio. Acabo y busco la monitora para que me enseñe a correr en una cinta. Por supuesto me metí en el water otros veinte minutos para descansar y secarme el sudor. También vomité.

- ¿Es la primera vez que montas? - me dijo la monitora.
- A ti sería la primera vez, churri (Esto solo lo pensé)
- Sí - le contesté.
- Bueno, te marearás un poco al bajar - me dijo.

Así que subo en la cinta y le doy velocidad. Mientras troto, veo unos pechos a mi lado subiendo y bajando al hacer mi mismo ejercicio. ¡Dios mío, dame vocabulario para describir semejante maravilla! No quiero mirar. Miro hacia delante y no veo más que turgentes culos, ¿estoy en el cielo?. ¡Piensa en otra cosa! - me digo. No es plan que te noten empalmado el primer día; o quizá sí, para que crean que eres así. El caso es que me pico con la guarra de al lado y me pongo a darle mucha, mucha velocidad a la cinta.

Y ahi me tenéis, corriendo como un gilipollas cuando de repente, la mejor tía del mundo, con el mayor escote del mundo y con unas mallas que dejaban leerle los labios, surge por mi lado izquierdo. Me despisto, dejo de correr y me arreo una ostia de boca en la cinta. Mi reacción fue la de un campeón, me puse a hacer flexiones apoyado en la cinta. Bueno, me puse, porque no hice ni una.

Enseguida vino una de las monitoras.

¿Estás bien?- preguntó.

Me levanté, me sacudí el polvo y entre lágrimas, pero con voz varonil y sacando pecho, le dije:

- Quiero más ejercicios.

Lo siguiente era el circuito Keiser. Al principio mola el nombre . Pero una vez que has hecho el circuito te pones a pensar si el tal Keiser ese no era un general nazi de uno de los campos de exterminio judíos. La cosa es así: imaginaos una máquina que trabaja no con placas sino con presión y pulsando un botón da presión y necesitas más esfuerzo para moverla y quitando presión lo contrario. El caso es que me toca una para los hombros.

La deja una señorita y llega mi turno. Me dice la monitora que me siente. Yo le contesto, todo chulo:

-Voy a darle más presión…
-Si, claro… - contesta ella.

Intento levantarla y lo consigo. Con los brazos arriba la hago gestos con la cabeza a la monitora para indicarle que todo está OK. Las venas de mi cabeza están a punto de estallar pero lo intento otra vez más. De repente surge de dentro de mí y en dirección al ano y en forma de gas un algo, un no sé qué y…

Pruuufffff. UN PEDO. ¡¡¡ DIOS!!!! ¿Dónde coño me meto?

Veinte personas en la sala. La gente susurrando: “Ha sido el empalmao”, “Yo creo que se ha cagao” - decía la gente. Pero yo, sabiendo salir de esta situación (me pasa a menudo) intento hacer ruido con la zapatilla en el suelo haciendo creer a la gente que no ha sido lo que creen. Cuando lo consigo le digo a la gente de alrededor:

- Son nuevas y se pegan al suelo.

Mentira podrida. El caso es que paso a la máquina de al lado, no sin antes darle presión a la máquina que dejo para hacer creer al siguiente tío que puedo con mucho peso. Esto fue lo que hice en cada máquina que utilicé.

La siguiente era de bíceps. Como era fácil intenté lucirme. Sin embargo, notaba un olor raro. De repente miro hacia la máquina anterior y oigo como la gente comenta que el asiento está demasiado sudado. Empiezo a relacionar todo: olor, humedad… conclusión, me he cagado del esfuerzo de antes. Disimulando y silbando me dirijo al baño.

Parece fácil, pero andar con un chándal con la plasta en el culo se hace difícil. Llego al vestuario. Me meto en un baño, me quito el calzoncillo, meto el culo lo más que puedo en la taza y tiro de la cadena. Me seco con papel higiénico y salgo.

Continuo con otro aparato. De camino se me acerca un bombón de tía. ¡He ligado! y me dice:

- Tienes papel higiénico saliendo por tu pantalón

Tranquilos, también supe salir de esta situación:

- Es para el culis, digo ¡para el cutis! - le contesté.

Rápidamente me lo quité y me dispuse a acabar el circuito del nazi.

Resumiendo: 2 tirones, una fisura en una costilla y tres distensiones musculares. Aun así no me quejé. Quiero ser como esos deformes musculosos que creo que ligan un montón, así que llamé a la monitora para indicarle que había terminado:

- Abdominales. Vamos a trabajar las inferiores, las oblicuas y las superiores - me indica la zorra esa.

Con disimulo me levanto la camiseta para intentar diferenciarme los tres tipos de abdominales que según esta tía tengo.

- Quince de cada - me dice que haga.

Le miro y digo:

- Creo que puedo hacer 200 de cada - me acordé las que me hacía cuando estaba en 3º de BUP.
- Bueno, chico, tú mismo.

¡¡ UNA !! sólo me hice UNA abdominal. Sin embargo me asombraba que mientras yo hacia la abdominal un grupo de chicas estuviera frente a mi hablando.

Me incorporo de la abdominal, miro al espejo que hay frente a mi y deduzco porque me miraban: tenía toda la polla y el escroto saliéndoseme por la pierna del pantalón corto. ¡Coño! se me olvidaba que no llevaba calzoncillos.

Paso de contaros nada más, no os quiero aburrir. El caso es que acabo hasta los cojones, me levanto y me dirijo al vestuario para coger la ropa e irme. Según ando voy pensando en los 800 € que he pagado para venir durante todo el año. Me meto en la ducha individual. Hay gel, así que como veo que no hay nadie que me pueda ver, me unto la mano de gel, me agarro el pene y comienzo a masturbarme. ¡Lo mejor del gimnasio! Mientras gozo, no dejo de pensar en que tengo de volver mañana.

De repente se abre la puerta y aparece un maromo en pelotas. ¡Mierda! las duchas son dobles. Imaginaos mi cara con la mano en la polla llena de jabón. Intento disimular y el tío me comenta que un tío se ha cagado en la sala y ha dejado una peste de la ostia. Le corto y le digo que tengo prisa.

Por fin me fui con la cabeza baja. Me he saltado muchas cosas y pido disculpas por mi mala redacción. Vengo del médico y le he explicado que 12 skins me han dado una paliza:

- Se le nota - me dijo.

domingo, 5 de octubre de 2008

Chiste de bilbaínos

Joer, Patxi... es que los de Bilbao somos cojonudos, ¿verdad?
Aiba la ostia, ¿pero qué cojones dices tú de Bilbao, si tú has nacido en Cuenca?
Oye, Patxi, perdona... ¡¡¡los de Bilbao nacemos donde nos da la puta gana!!!

sábado, 4 de octubre de 2008

Chiste se abre el telón 2

Se abre el telón y se ve un tetrabrik de Don Simon, ¿cómo se titula la película? Es tinto basico.

viernes, 3 de octubre de 2008

Chiste se abre el telón

Se abre el telón, y se ve a una rubia en la playa, y un montón de gitanos que la siguen de cerca. Se cierra el telón. Se abre el telón, y todavía la están siguiendo, ¿cómo se titula la película? Los vigilantes de la Paya.

jueves, 2 de octubre de 2008

Chistes de bombillas

¿Cuántos programadores hacen falta para cambiar una bombilla?
Ninguno. Es un problema de hardware.

¿Cuántos diseñadores de hardware hacen falta para cambiar una bombilla?
Ninguno. Lo documentaremos en el manual.

¿Cuántos tíos de Microsoft hacen falta para cambiar una bombilla?
Ninguno. Se limitan a cambiar el estandar a oscuridad.

¿Cuántos programadores de Microsoft Visual C++ hacen falta para cambiar una bombilla?
400. Uno cambia la bombilla, 50 escriben un magazine sobre eso, 50 escriben un fichero de ayuda, 50 programan un pequeño programa tal que cuando tocas la bombilla anuncia los nombres del equipo que ha participado, 50 para bajar a la máquina de bebidas y traer las Coca-Colas de todos, 50 para lucirse contando cómo instalando una bombilla para Bill les ha hecho millonarios, 1 para responder el teléfono en la "hot-line" ("Le paso con nuestro experto en bombillas, don... click"), y 148 para elegir las fotos en el magazine "Bombilla: cómo lo hicimos".

miércoles, 1 de octubre de 2008

Chiste de vendedores

¿Cuál es la diferencia entre un vendedor de automoviles y uno de computadoras? El segundo no sabe cuando miente.

martes, 30 de septiembre de 2008

Chiste informático 2

Dios es real, a menos que sea declarado entero.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Chiste de informática

Hardware: Lo que puedes partir con un hacha.
Software: Aquello que sólo puedes maldecir.

domingo, 28 de septiembre de 2008

Chiste de windows 95

¿Cómo puedes conseguir que Windows 95 corra más rápido? Arrojas el ordenador con más fuerza.

sábado, 27 de septiembre de 2008

Chiste de las profesiones

Un médico, un ingeniero y un informatico están charlando sobre cuál de sus profesiones es la más antigua.
Empieza el medico:
- Pues mira, la Bíblia dice que Dios creo a Eva de una costilla de Adán, esto obviamente requiere cirugía, y por lo tanto la medicina es la profesión más antigua.
El ingeniero replica:
- Si, bueno, pero antes de eso, la Biblia dice que Dios separó el orden del caos, esta fue
obviamente una obra de ingeniería.
El informatico se echa para atras en la silla y dice sonriendo tranquilamente porque sabe que ha ganado esa mano:
- Si, ¿pero como te crees que Dios creo el caos?

viernes, 26 de septiembre de 2008

Chiste de los cubatas

Un biólogo esta experimentando sobre los efectos del alcohol. Un día se toma diez cubatas y se emborracha. A la semana siguiente se bebe diez vasos de ron con cocacola, y la vuelve a pillar. En sucesivas semanas, va probando cocacola con vodka, whisky, tequila... Y al final publica un articulo en el que afirma que lo que emborracha es la cocacola, que es lo único que tenían todos los experimentos en común.

jueves, 25 de septiembre de 2008

Chiste del alcohol

El 33 % de los accidentes mortales involucran a alguien que ha bebido. Por tanto, el 67 % restante ha sido causado por alguien que no había bebido. A la vista de esto, esta claro que la forma más segura de conducir es ir borracho y a toda pastilla.

Cocaina con heroina, por cierto, muy buena

Entrevista a un buen ciudadano, cuando se disponía a viajar en metro, que venía de hacer unas compras y ya volvía a su lugar de residencia.

Su único defectillo lo admite él mismo en un alarde de honestidad: es un poco vanidoso.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Chiste del tabaco

El 20 por ciento de las personas muere a causa del tabaco. Por lo tanto, el 80 por ciento de las personas muere por no fumar. Así que queda demostrado que no fumar es peor que fumar.

martes, 23 de septiembre de 2008

Chiste del chicle

Masticar chicle evita la artritis. Sí, de verdad; a ver cuando has visto un viejecito artrítico comiendo chicle.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Chiste de la ginebra

Un tío llega a un bar y pide cinco vasos de ginebra; se los bebe de un tirón y pide otros cuatro vasos. Mientras el camarero se los sirve, observa que se le empieza a ver una sonrisa estúpida. Después de beberse seguidos los cuatro vasos, pide otros tres mientras se agarra a la barra del bar. El camarero se los pone y el cliente se los vuelve a beber, y con un voz vacilante pide otros dos vasos. Cuando se los bebe
pide otro nuevo vaso, ya con todos los síntomas de tener una trompa de campeonato, pero el camarero se lo sirve y el se lo toma. Inmediatamente le da un mareo irresistible y se cae al suelo mientras dice:
- Ya sabía yo que mi médico se equivocaba; cuanto menos bebo, peor me encuentro.

Chiste de los pepinillos

Comer pepinillos es desastroso para tu salud. En un reciente estudio, se ha encontrado que todas aquellas personas que comieron pepinillos en 1849 han muerto.

viernes, 19 de septiembre de 2008

El rey dando un discurso

Empieza el Rey Juan Carlos su discurso....

- Me llena de orgullo y satisfacción clausurar estos fantásticos Juegos Olímpicos....

Sale su asesor corriendo y le dice al oído.

- Majestad, que estamos en una convención gitana

...y responde el Rey:

- Joder, con tanto chándal y tanta medalla de oro me he liado